Solicitar una sesión de claridad.

Comprender como puedes dar el primer paso.

¿Sabías que la abundancia es un estado mental?

Generalmente, la vinculamos con los ceros que hay en nuestra cuenta bancaria o con el dinero que tenemos en los bolsillos, pero no se trata de eso. Para sentirla e identificarla debemos ser conscientes de lo abundante que somos.

Ser abundante es ser conscientes de que formamos parte de un mundo abundante y reconocerlo. En términos materiales, es sentir que nuestros gustos, gastos y necesidades se cubren, generosamente, desde la conexión que tenemos con la vida y el planeta.

Imagina esto: el cuerpo humano tiene alrededor de 30 billones de células, un sistema digestivo, un hígado que metaboliza y almacena, pulmones que respiran y sangre nutriendo hasta el mínimo rincón del cuerpo, ¡wow, cuán abundante somos!

Agradecer lo que tenemos aquí y ahora nos conecta con la abundancia, reflejándose en todas las áreas de la vida: amor, salud, dinero, amistad, familia, etc.

Expresiones como «no tengo», «no hay», «no alcanza», «es muy caro» te separan de tu potencial de abundancia y te frustran, te invito a transformar esas frases para cambiar tu realidad.

El dinero es una construcción mental, es energía, como todos nuestros pensamientos; está cargado de emocionalidad, por ende, tus miedos pueden bloquear su materialización.

Tengo muchísimas herramientas que pueden ayudarte a activar tu potencial de abundancia, no solo respecto al dinero, sino en todas las áreas de tu vida. Te invito un café virtual para contarte más, contáctame.